PEACELA Blog in Spanish

Violencia política en contra de mujeres y posibles soluciones

Roxana Gutiérrez-Romero y Nayely Iturbe

El ser mujer en México es un peligro. A diario once mujeres son asesinadas sólo por su condición de género. Esta es sólo una estadística más que refleja el grado de violencia sistémica que las mujeres experimentan día a día en el país. A pesar de los enormes avances que México, y en general Latinoamérica han tenido en la esfera económica, educativa y política aún queda una brecha importante por cerrar.

México es un país violento porque lo tolera. Es un país violento porque la violencia está normalizada. Es un país violento porque sus instituciones se lo permiten. La violencia es tan sistémica que afecta a niños, mujeres y hombres de todos ámbitos. Debemos cambiar las reglas del juego, desde la casa, desde la empresa, desde la política. Ningún tipo de violencia debe ser tolerado, sin importar la condición de género. Nuestras instituciones deben hacer mucho más difícil el que la violencia sea ejercida en contra de ciudadanos y de mujeres y hombres que trabajan en la política.

Por ejemplo de acuerdo a nuestra investigación, en México han sido asesinados 91 alcaldes en turno y 148 ex-alcaldes durante 2000-2022 (Gutiérrez-Romero and Iturbe, 2022).  La gran mayoría de estos alcaldes asesinados en el país han sido hombres (99%). Los hombres tienen mayores probabilidades de contender como alcaldes y de ser elegidos en procesos electorales, y por ello tienen un mayor riesgo de ser asesinados. Sin embargo, este tipo de violencia política tan elevado sin duda trunca las aspiraciones políticas de varios grupos, incluyendo mujeres, a convertirse y contender en cargos de elección popular.

En este blog les compartimos nuestra reflexión sobre uno de los artículos que recientemente leímos en PEACELA, escrito por Krook and Restrepo Sanín (2016) sobre la violencia política en contra de las mujeres. El artículo no se enfoca a explicar los grandes avances que las mujeres en Latinoamérica han tenido en cuanto al derecho a votar, al poder contender a cargos de elección, ni a reducir disparidades educativas entre hombres y mujeres.

Objetivo

Krook and Restrepo Sanín (2016) se enfocan a explicar cómo la violencia política afecta a las mujeres y plantean algunas soluciones. Ellas explican que la violencia política es usada para impedir la participación de las mujeres en la esfera política antes, durante y después de elecciones.  Ellas proponen una nueva definición de violencia política de género. Hasta el momento la literatura se ha enfocado en estudiar la violencia física, sexual, y psicológica que enfrentan las mujeres en la política. Dichas autoras sugieren incluir dos categorías de violencia política: la económica y la simbólica.

Nuevos conceptos

Violencia económica contra las mujeres es la restricción de recursos económicos utilizados en el ámbito político y que están garantizados para los hombres. Ejemplo de ello es la restricción del financiamiento de campañas políticas, el no brindar oficinas, teléfonos y recursos esenciales aún después de que las mujeres hayan sido electas. Este tipo de violencia también puede ser cometido por familiares o la comunidad.

La violencia simbólica se refiere a la limitación de la participación de las mujeres en la vida política por su género. Este tipo de violencia deslegitima el perfil político, y el desempeño de las mujeres.  La comunidad y los medios pueden contribuir a este tipo de violencia al referirse a las mujeres en la política como incompetentes y se les recrimina por su apariencia física.

Propuestas para reducir violencia política en contra de las mujeres

  • Introducir cuotas de género en cargos de elección popular.
  • Incentivar a los medios y a periodistas a tomar cursos sobre género.
  • Campañas de concientización para apoyar la elección de mujeres.
  • Introducir legislación en contra de violencia política y con perspectiva de género.
  • Utilizar lenguaje más incluyente para reconocer el rol de las mujeres en la vida política como diputadas y diputados.

Nuestras reflexiones

La democracia requiere la participación de las mujeres, no sólo como votantes pasivas sino también como líderesas.

Además de introducir legislación adecuada que penalice asesinatos políticos y con perspectiva de género, es vital reducir la impunidad y la tolerancia al crimen. El sólo cambio de leyes no funciona si no cambia toda la maquinaria que hay alrededor de ella en cuanto al ejercicio de la ley, y el brindar igualdad de oportunidades.

Necesitamos más datos y transparencia que revelen la escala de la violencia. Desafortunadamente no existen fuentes oficiales sobre los asesinatos políticos ni el nivel de intimidación que mujeres y hombres sufren de forma cotidiana. Es fundamental que candidatos contendiendo a cargos de elección, y elegidos, reciban seguridad adecuada.  Este es un tema que requiere atención urgente.  El futuro de la democracia depende de ello.

Blog escrito por

Roxana Gutiérrez-Romero @Roxanagutz es Economista y Profesora de Política y Métodos Cuantitativos en Queen Mary University of London.

Nayely Iturbe @nayiturbel es Socióloga y Consultora en Feminicidios y Violencia de Género.

Referencias

Krook, Mona Lena and Juliana Restrepo Sanín (2016) Gender and political violence in Latin America Concepts, debates and solutions, Política y Gobierno, 23(1): 125-157.

Gutiérrez-Romero, Roxana, and Nayely Iturbe. 2022. Assassination and Intimidation of Politicians, a New Database for Mexico 2000-2022, working paper.

PEACELA blog

El grupo de lectura From Violence to Peace in Latin America (PEACELA) lee semanalmente literatura sobre cuatro tipos de violencia que afectan a la región: Violencia política, de género, ambiental y de grupos armados no estatales. En este blog les compartimos nuestro análisis y reflexiones sobre dichas lecturas.